miércoles, 21 de junio de 2017

"HOSTIA CON HACHE" y "CARIÑO ME HE FOLLADO A BUNBURY"


Tocaría seguir hablando de el Emorata. Tocaría hablar de como sigue ahora Lengwesi y cual es lo siguiente que debe hacer, pues aún le queda bastante para convertirse en un morani, aunque lo principal ya lo ha pasado. Pero, esta mañana, mientras oía la radio, he escuchado que se han dado los IX premios del concurso de cortos de RNE, y al oír el título del ganador y del que ha quedado segundo, me he quedado anonadado. ¿Por qué? Os cuento.

Bien. Estoy anonadado de los títulos que ha premiado RNE en su IX concurso de cortos, que además de premio monetario, van a tener la oportunidad de ser emitidos por la TVE en un "pase especial". No sé. Cuando uno lee en que consiste cada uno de los cortos se encuentra con que los títulos podían haber tenido algo más de "entidad", por decirlo de alguna manera.

El premiado, "Hostia con hache", se refiere a una mujer maltratada que pasa por el duro trance de contar su historia en comisaría, cuando sucede algo que la hace sobreponerse a su condición de víctima. No digo que el argumento esté mal. Todo lo contrario, me parece estupendo. 


Pero, ¿es necesario un título tan chabacano? No soy mojigato, y soy de los que piensan que, en ciertos problemas de la sociedad en la que vivimos, hay que remover las entrañas de los que estamos más o menos cómodos o de aquellos que hemos tenido la suerte de no vivir dichas situaciones. Pero eso no significa que seamos burdos. De hecho, a veces, el ser demasiado crudos nos lleva al efecto contrario al que queremos. La sociedad responde con sarcasmo, acritud e incluso humor negro. Y si empezamos con un título como ese, sí vamos a atraer la atención, pero vamos a desplazarla al extremo opuesto, a un lugar diferente al problema en sí que queremos contar, la atención se quedará puramente en la anécdota del título. Y el mensaje perderá fuerza.

El segundo puesto se titula "Cariño me he follado a Bunbury". Todo un canto a la sinceridad más cruda. El planteamiento es el que sigue. ¿Qué pasa cuando la persona que más admiras en todo el planeta se acuesta con la mujer que más quieres?. Hasta ahí, bien. Puede dar para una obra compleja, interesante, hasta divertida. 


Pero, ¿es necesario utilizar la palabra "follar"? Vuelvo a decir, no soy mojigato. Hace años, cuando a mantener relaciones sexuales se le llamaba "hacer el amor", yo discutía con todo el mundo que fueran sinceros y que no dijeran tamaña cursilería. Que dijeran directamente que habían tenido relaciones sexuales con tal o tal persona. Que eso era lo que habían hecho, nada de "hacer el amor". Luego se pasó a decir "me he acostado con"; aún era una expresión que daba lugar a equívocos, pero por lo menos no se llevaba al terreno cursi lo que era pura y simplemente el acto sexual en sí. Ahora ya se usan muchas expresiones: "me l@ he tirad@", "lo hemos hecho", y otras cuantas (sí, también la de follar, no lo niego). Por lo que el uso de tal término me resulta ya no excesivo, sino malsonante. 

Simplemente vuelvo a lo mismo del corto anterior. Busca atraer a gente, y ¡ojo! Yo soy el primero en aceptar ese tipo de recurso publicitario, pero ¿es necesario degradar tanto el titular de una obra de arte?

Exterior del Templo de Diana. Ruinas romanas. Ciudad de Nimes. Francia.

Ambos cortos deben ser buenos. Los planteamientos de ambos son muy buenos. Si uno ha ganado y el otro ha quedado segundo, se supone que se acercan a la calificación de obras de arte. Repito. ¿Es necesario usar el recurso del lenguaje llamativo o soez cuando tienes un buena historia? ¿Tanto nos hemos degradado como sociedad que para vender un producto bueno de por sí, hay que recurrir a lo chabacano?

Queridos amigos, nos vemos la próxima semana, en que continuaré con la historia de Lengwesi.

Gran Zimbabue. Esta ciudad fue el centro de una poderosa civilización conocida como el Imperio Monomotapa que abarcaba zonas de Zimbabue y Mozambique. Crédito: Alan Green

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier comentario será bienvenido. Anímate y ayúdame a mejorar. Un saludo.