jueves, 12 de abril de 2018

LCP Cap. 74: LA GRAN REUNIÓN (4ª parte)


La asamblea se había quedado en un silencio tan profundo que se oían crepitar hasta las ramas más pequeñas del fuego del centro de la misma. Se podía apreciar la consternación en todos los rostros. Sabían que Purko era sabio y tenía razón. Pero se resistían a abandonar una de sus más importantes tradiciones. Una de las bases de su forma de vida. En esos momentos, un maasai se levantó en medio de la asamblea y se dirigió al centro, tal como lo había hecho antes Purko. Era de mediana edad, su complexión era robusta, alto, paseaba de forma lenta, parsimoniosa, se diría que se dejaba ver para crear un efecto en la audiencia, algo que había aprendido en sus años de morani. No en vano, ese maasai era Kanyi. Comenzó a oírse un murmullo de expectación, murmullo que acabó cuando Kanyi alcanzó el centro de la asamblea. Allí, adoptando una pose orgullosa de guerrero maasai, como en sus buenos tiempos, miró a todos los que estaban reunidos, se tomó su tiempo, y comenzó.


-¡Maasais! -era su grito de guerra, algunos corazones sintieron el fuego que se encendía cuando lo oían en el campo de batalla- Estamos aquí para decidir algo que parece estamos abocados a aceptar. El hombre blanco, en aras de una mejor convivencia con nuestros pueblos vecinos, nos pide que abandonemos el sagrado deber de ocuparnos del ganado. ¡Y el sagrado derecho de arrebatarlo a los pueblos que no lo cuidan bien! -algunas voces se levantaron a favor de esto último- El hombre blanco nos dice que en la sociedad actual no cabe nuestra forma de vida, nuestro "robar", nuestro "matar", nuestro "dominar" a otros pueblos. Que no cabe reclamar una tierra que es nuestra y en la que nuestros ancestros han vivido desde que Ngai se la entregó para que la cuidaran. Pero él, ¿qué hace? ¿No es precisamente robar nuestra tierra lo que pretende? Nuestro gran Laibón Purko nos ha recordado el episodio de Elbejet. ¿No fue eso matar? -el silencio era completo, Kanyi había conseguido captar la atención de toda la audiencia- Sus "peticiones" actuales, ¿no son una forma de dominar a nuestro pueblo? Porque, ¿quién es él para decidir lo que está bien y lo que está mal? ¿Quién es él, si roba, mata y quiere dominar como cualquier otro pueblo? ¡Maasais! ¿Vamos a permitir que nos quiten nuestros derechos sagrados?

Kanyi había abierto los brazos, como queriendo abarcar toda la asamblea. La mayoría prorrumpió en gritos de "No, no, no". El alboroto que se formó fue inmenso. Kanyi sonreía. Había conseguido lo que buscaba. Ahora solamente quedaba reconducirlo. Esperó a que todo el griterío fuera disminuyendo y silenciándose y cuando consideró oportuno, prosiguió:

-No creo que debamos doblegarnos ante un pueblo que es igual a nosotros. No creo que debamos renunciar a nuestros derechos sagrados, y si para eso hace falta luchar, ¡lucharé!

Un nuevo y atronador griterío siguió a las palabras de Kanyi. Éste esperó a que volviera a hacerse el silencio y cuando se disponía a continuar el discurso se oyó una pregunta:

Subfusil Sterling, desarrollado para el Ejército Británico en 1944 y que estuvo en servicio hasta 1994. Actualmente aún se encuentra en servicio en otros países, incluído Kenya.

-¿Y las armas de fuego? -Kanyi, en esos momentos, y con el auditorio enardecido no esperaba ninguna oposición. La pregunta le pilló por sorpresa.

-¿Qué quieres decir?

-Has visto las actuales armas de fuego. ¿Cómo vas a luchar contra ellas? ¿Con lanzas y escudos, como en Elbejet?

Kanyi no había tenido en cuenta que alguien recordara ese episodio después de su arenga, Creía que podría enardecer a todos de tal manera que las palabras de Purko se olvidarían por completo. Sintió que la ira le iba subiendo desde el estómago.

-Sí, Kanyi. Dínos. ¿Cómo piensas que lo hagamos? -ya eran varios los que se sumaban a la petición del primero que había preguntado. Kanyi tenía que responder rápido y bien, si no quería verse en un apuro. Así que contestó lo primero que le vino a la mente, sin reflexionarlo mucho.

-Nos haremos con sus armas. Será fácil. Y después, los expulsaremos.

Esta vez, sin embargo, no hubo estallidos de euforia, como en las ocasiones anteriores. La gente le veía dudar, le veía inseguro ante los interrogantes planteados.

-¿Sabes usar sus armas? -seguía preguntando el primer individuo. Kanyi notaba como la ira hacía que sus ojos fueran enrojeciéndose. Se puso de espaldas a la hoguera, para que no lo notaran los que estaban más cercanos a él.

-No. Pero es fácil aprender.

-Yo creo que no. -era otro maasai. En este caso se había levantado, y miraba fijamente a Kanyi. Éste al verle, susurro por lo bajo:


-Ikoneti. -y alzó la voz- ¿Acaso tú sabes cómo se usan? -la pregunta estaba llena de hostilidad y rencor. Hacía mucho tiempo que no se veían. Prácticamente se habían evitado. Ikoneti no se había entrometido para nada en las andanzas de Kanyi, y este último había respetado las tierras por donde solía vivir Ikoneti y no las hollaba.

-Sé cómo las usan ellos. Por eso me gustaría hablar a la asamblea. -se alzó un murmullo de expectación. Todo el mundo sabía lo parco que era Ikoneti en palabras, y lo poco que le gustaba meterse en asuntos que no atañeran a su propio enkang. Por eso, todos se sorprendieron cuando pidió la palabras. Kanyi, al ver que era mejor una retirada estratégica que un enfrentamiento directo al empecinarse en quedarse a defender una postura que le era cada vez más difícil de explicar, le cedió el sitio.

Pero eso, queridos amigos de LA CULTURA DE LOS PUEBLOS, será el tema para la próxima entrada.

Hasta entonces, nos vemos en la red.



jueves, 5 de abril de 2018

LCP Cap. 73: LA BATALLA DE ELBEJET, 1889

Armas y ornamentos Maasais, a finales s. XIX. Destacar el número 14, que no viene en la descripción y se trata del bastón que se utiliza para golpear una vez se ha hecho uso de la lanza. 

Introduzco un pequeño paréntesis al relato Maasai y saliéndome un poco del objetivo de todas estas entradas, intentaré explicar aquí la, creo yo, mal llamada "batalla de Elbejet". En primer lugar, decir que el conocimiento de su existencia me llegó a través de la búsqueda de material gráfico para la realización de este capítulo sobre los Maasai, y más concretamente, sobre la caza del león, en donde buscaba la indumentaria que usaban los Maasai para dicha caza. Posteriormente, cuando empecé a indagar en ella, me encontré con tres o cuatro referencias, las cuales pondré al final de toda esta serie, larga ya, de entradas sobre el pueblo Maasai, en donde solamente una describía adecuadamente la situación previa, las causas, el desarrollo, y las consecuencias. Pero empecemos.

Otto von Bismarck en 1889
En el año de 1889 ya se había celebrado la Conferencía de Berlín (1885), organizada por el canciller alemán Otto von Bismarck, en la que se realizó el reparto territorial, como si de un pastel se tratara, del continente africano. En ese reparto a Alemania le tocó un trozo del África Oriental, la actual Tanzania. Para la colonización de dicho territorio, se estableció una institución, la Compañía Alemana del África Oriental. Al frente de la misma se encontraba Karl Peters que lideró en el año de 1889 una expedición desde la costa hacia el interior, con la intención de liberar a Emin Pasha, gobernador británico de Sudán, que se hallaba en aquel momento aislado por las tropas del rebelde El Mahdi. En realidad sus intenciones eran otras bien distintas. Pretendía aumentar las reclamaciones de tierras alemanas hacia el interior del África Oriental y que alcanzaran el territorio del reino de Buganda, la actual Uganda.

A mediados de diciembre de 1889, la fuerza expedicionaria de Peters, compuesta por 60 hombres, alcanzó la Meseta de Laikipia, territorio Maasai (actualmente en Kenya). Pues bien, no se le ocurre otra cosa a este buen señor que, a pesar de conocer la reputación militar Maasai a través de los árabes esclavistas, o quizá por ellos mismo; no se le ocurre otra cosa que provocarlos.


Mapa donde se indica la situación de Elbejet, junto con otras batallas protagonizadas por los Maasais.

Y los provoca de las dos maneras que a un pueblo orgulloso como el Maasai más le puede doler. Les mata un buey, y se niega a pagarles los derechos de paso por su territorio. A pesar de ello, hay que decir que las represalias Maasai son discretas. Solamente roban algunos suministros del campamento alemán. 

Pero Karl Peters ya tiene la excusa perfecta. Al día siguiente, 22 de diciembre, forma un destacamento de 35 hombres armados, se dirige al asentamiento Maasai, dispara sobre 7 individuos y se lleva aproximadamente 2.000 cabezas de ganado. En su retirada, desde una floresta cercana, se ven asaltados por un gran número de Maasais, que se habían ocultado para pillarlos en emboscada. Pero las armas de fuego llevan las de ganar. 120 Maasais caen abatidos, mientras por parte del contingente de Peters, tan solo son siete las bajas que se producen. Los maasais se retiran colina arriba, y mientras tanto, en un detalle cruel, los hombres de Peters les van lanzando las cabezas de sus compañeros muertos. Tras ello, Peters y sus hombres vuelven a Elbejet y, en un alarde de civilización occidental, queman el asentamiento Maasai.

El 23 de diciembre, la expedición de Karl Peters retomará su camino, pero será seguida por un gran número de maasais, que no atacarán ese día por un eclipse solar que se produce y que no aconseja el ataque. Sin embargo, el día 24 sí atacarán y serán nuevamente rechazados por el poderío superior de las armas de fuego.

Al final, debido al gran número de bajas, los maasais acuerdan con Peters que le guiaran a través de su territorio.


Lago Baringo. Kenya.

Fotografía de Karl Peters tomada en 1884

De esta forma Karl Peters alcanza el lago Baringo en enero de 1890 y convence a las autoridades locales para que firmen un tratado con él y queden bajo autoridad alemana. También llegará a Buganda en febrero del mismo año, y convencerá al rey Mwanga de hacer lo propio. Pero no servirá de nada. El tratado firmado con el rey Mwanga será papel mojado ante el acuerdo germano-británico de ese mismo año 1890 en que el territorio pasa a estar bajo autoridad británica con el nombre de Uganda, y los compromisos que había firmado con las autoridades locales del lago Baringo estaban desautorizados desde el mismo momento de su firma, pues ya había acuerdos entre Londres y Berlín respecto al reparto de esos territorios.

Por fin, y como ocurrió muchas veces en estas aventuras coloniales, para lo único que sirvió la expedición de Karl Peters fue para provocar un montón de muertos, y para marcar el principio del fin de la cultura más débil frente a la más fuerte.

Los Maasai se mantienen como cultura gracias al tesón de su gente, a la raigambre de sus costumbres y a la profundidad de sus creencias, pero han visto desaparecer poco a poco su estilo de vida, y que ese estilo de vida se convierte en una especie de gran "plató" para los turistas que vamos a visitarles. Últimamente están surgiendo muchos movimientos que están intentando mantener todo lo positivo de su cultura. Al final de la serie sobre ellos, prometo dejar contactos para visitar dichas páginas.



Queridos amigos, nos vemos en la red.

sábado, 24 de marzo de 2018

LCP Cap. 72: LA GRAN REUNIÓN (3ª parte)


El ambiente era de tremenda expectación. Se habían reunido allí los laibones más respetados de todos los clanes Maasai. Estaban los morani más fuertes, más aguerridos. También alrededor del fuego que se había creado en el enkang que había recibido a todos ellos, se encontraban los sabios más reconocidos dentro de los distintos pueblos que constituían la etnia Maasai. Todos se encontraban con suma expectación, a la espera de que se iniciara la asamblea que les había llevado hasta allí.

Laibon Meshuko. Tarangire National Park. Cortesy by Stuart Butler

Purko, como el laibón más viejo, el más anciano, fue el que comenzó a hablar. Se levantó y dio unos pasos hacia la hoguera, que crepitaba en el centro de la reunión. A pesar de sus muchos años, nadie sabía bien cuantos, mantenía la apostura de los guerreros morani. Era altivo, a pesar de apoyarse en el bastón que indicaba su categoría doble de anciano y laibón. Los lóbulos de sus orejas se encontraban alargados varios centímetros por los abalorios que había portado durante su larga vida. El pelo como se dejaba ver en su cabeza, rapada hacía algún tiempo y no para la ocasión, dejada crecer, quizá a propósito, así como su barba, cerrada y blanca. Echó un vistazo a todos y comenzó su discurso:

Mito Maasai de la creación, con su Dios, Ngai

-Somos los dueños de nuestra tierra. Ngai nos la dio. El ganado nos pertenece por mandato divino. Ngai nos lo dijo. "Cuidad de él." Y lo hemos hecho desde el principio de los tiempos. -murmullos de asentimiento se oyeron en toda la asamblea. Purko esperó que los murmullos desaparecieran para proseguir su discurso.

-Pero desde hace algunas generaciones, hay nuevos pueblos a nuestro alrededor con ideas distintas. Gente con un color de piel distinto al nuestro y, lo que es peor, con armas más poderosas que las nuestras. -en este caso hubo abucheos, e incluso alguna protesta. Purko esperó pacientemente, y elevó las manos en señal de asentimiento y de petición de paciencia al auditorio. Éste fue poco a poco sumiéndose en el silencio para escuchar las siguientes palabras del laibón.

-Hace tres generaciones, muchos de los que estáis aquí aún no habías nacido, se produjo un enfrentamiento directo entre nuestro pueblo y el suyo. -Purko adoptó una postura firme, con el cuerpo recto, actitud digna, como un líder, que lo era, ante sus seguidores- Fue en Elbejet. Nos mataron un buey, y no quisieron pagarnos la parte de nos correspondía por ley. Había acabado la pequeña estación de las lluvias (en la planicie del África Oriental, esa estación se corresponde a los meses de noviembre y primera quincena de diciembre). Nos enfrentamos a ellos con nuestros mejores hombres, nuestros escudos y nuestras lanzas. Teníamos superioridad numérica. Éramos más de tres por cada uno de ellos. -hizo una pausa para observar el efecto que estaba consiguiendo en su público, estaban todos expectantes- Sin embargo, ellos tenían las armas de fuego. 120 de nuestros valientes murieron y solamente pudimos acabar con 7 de los suyos.

Grabado que representa la carga de los Maasai en Elbejet, 1889

Un murmullo de incredulidad y de tristeza recorrió toda la asamblea. Purko acabó diciendo:

-Los actuales dominadores de la tierra, y que nos permiten vivir en la nuestra según nuestras tradiciones tienen armas de fuego mucho mejores que aquellas. Y estoy seguro que un enfrentamiento no nos llevaría a un resultado diferente al que ocurrió aquella vez. Por otro lado, muchas cosas han cambiado desde entonces, mucho he podido ver que ha ido cambiando y que esos cambios han venido para quedarse. Quizá sea necesario pensar en ofrecer este cambio que nos piden, a cambio de conservar el resto de nuestra cultura.

Un silencio denso y triste llenó la asamblea cuando Purko se retiró a sentarse a su lugar entre los ancianos de esa reunión.



domingo, 18 de marzo de 2018

LCP Cap. 71: LA GRAN REUNIÓN (2ª parte)


Ikoneti también acudió a la cita. Iba acompañado de aquellos de sus hijos que eran en aquel momento moranis. Entre ellos se encontraba Lengwesi. Éste no dejaba de ver todo con infinita curiosidad. A pesar de tener ya 22 años, una edad respetable para un guerrero maasai, la gran cantidad de gente congregada, el número tan grande de moranis, los laibones de otras secciones, las distintas secciones de su clan, los distintos clanes todos allí reunidos, hacían que despertara su curiosidad de joven adolescente. Adolescencia que, sin embargo, había dejado atrás en el tiempo y que él creía perdida para siempre.


Y allí se encontró con Makutule, su hermano.

-¡Lengwesi! -oyó como lo llamaban. Al volver la voz vio que era su hermano. Sonrió de oreja a oreja y se dirigió a él.

-¡Makutule! ¡Qué alegría verte! ¡Hace tanto tiempo!

-Desde el león. -dijo su hermano. Vivían en manyattas distintas y su ajetreada vida no les había hecho coincidir en ninguna otra ocasión.

-¿Sabes algo de esta asamblea?

-No. Solo sé que se trata de algo muy importante, pues va a ser una decisión que afectará a todo el pueblo Maasai. -respondió Makutule.

-Creí que como tu padre es laibón podría haberte dicho algo.

-No. A pesar que continuo mi formación como laibón, además de ser morani, no me ha comentado nada más que lo que te he hablado. Nosotros, como morani, estamos aquí solamente para escuchar y aprender, es lo que me ha repetido varias veces mientras viajábamos hacia aquí.

-Pues escucharemos. No me pienso perder nada.

Por su parte Obago había encontrado a Ikoneti.

-¿Qué tal, Ikoneti?

-Bien. -respondió el interpelado en el tono seco que le era característico. Obago no se molestó. Le conocía hacía mucho tiempo, compartía con él muchos recuerdos, buenos y malos; y sabía que no era un hombre de conversación fácil, a pesar de ser honesto. Por eso le sorprendió que le preguntara de seguido:

-Y Makutule, ¿qué tal le va como morani?

Obago no sabía a qué se refería concretamente Ikoneti, si a su formación como guerrero, o si a que no corriera riesgos innecesarios en la lucha frente a los enemigos, así que respondió prudentemente.

-Le va bastante bien. Se está desarrollando como un auténtico morani, es muy querido en su grupo de edad, y es un muchacho inteligente. Estoy seguro que se convertirá en el Laibón que esperamos todos.

-Así lo espero. -fue la única respuesta de Ikoneti. Había vuelto a su personalidad hermética que le caracterizaba. Obago trató de seguir la conversación.

-Estarás orgulloso de él.

Ikoneti le miró a los ojos, sin sonreír.

-Ya estoy orgulloso de él, Obago.

Obago creyó captar en su mirada un brillo de satisfacción, una llama de alegría de una padre hacia su hijo. Ikoneti siguió, serio:

-Y estoy orgulloso de que tú seas su padre adoptivo.

Dijo esto mirando al frente, donde ya se vislumbraba el conjunto de chozas en las que se iba a celebrar la asamblea. Esa asamblea de la cual iba a surgir una de las decisiones más importantes para el pueblo Maasai adoptadas en el siglo XX.


jueves, 8 de marzo de 2018

LCP Cap. 70: EL SISTEMA POLÍTICO MAASAI. LA GRAN REUNIÓN (1ª parte)


El sistema político Maasai es descentralizado. No existe un rey como tal, ni un jefe de tribu. Cuando hay que decidir sobre asuntos generales, éstos se discuten publicamente. Lo más cercano a un órgano administrativo o de autoridad es la reunión de los ancianos, los hombres más viejos del enkang, que por experiencia, se les considera los más sabios y se suele someter a su criterio las cuestiones más peliagudas.

Por eso, cuando se convocó esa reunión de los cinco clanes del pueblo Maasai en los años 50 del siglo XX, todos los que acudieron a la misma sabían que el asunto a tratar era de suma importancia.

Foto cortesía de Daniel Noll y Audrey Scott (Copyright uncornered market) 

El pueblo Maasai se divide, como acabo de decir, en cinco clanes: il-makesen, il-aiser, il-melelian, il-taarroseno e il-ikumai. Cada clan se divide en secciones que se diferencian entre sí por la marca que realizan a sus vacas. Cada sección tiene un laibón.

Y, como tal laibón, allí se dirigía Obago, con toda su gente, entre la que estaban sus hijos, Nyange y Makutule, este último adoptado de Ikoneti. Pertenecía al clan il-ikumai, y empezó a encontrarse con el resto de la gente de su clan.

El primero con el que se topó fue con Olumoto, del grupo de edad de Ikoneti. había protagonizado varias incursiones a aldeas de otras tribus con resultados positivos. Su prudencia y su forma de planificar los ataques hacían que se obtuviera el máximo número de cabezas de ganado con el mínimo número de muertes por parte de los morani que protagonizaban dichas incursiones.


También encontró a Kanyi. Kanyi era un maasai mucho más orgulloso, temerario y osado. Su característica más temida por sus adversarios era su ferocidad. Por eso, en la lucha, en su época de morani, había sido el terror de las incursiones maasai, y bastaba hacer correer la voz, en los momentos previos a un enfrentamiento, de que Kanyi se hallaba entre las filas de uno de los grupos contendientes, para que en el otro grupo cundiera el temor, por no decir el pánico. Ahora retirado de la primera línea de batalla, siempre era el que apostaba por la acción más audaz y, a veces, la más comprometida. Algo que, en algunas ocasiones, les había costado caro el grupo de morani que comandaba. por ello, Obago no disfrutaba con su compañía, y en cuanto pudo, se zafó de él.


jueves, 1 de marzo de 2018

LCP Cap. 69: LA VIDA DEL GUERRERO MAASAI. LA VIDA DEL MORANI


Al joven Lengwesi, ya convertido en morani, en orgulloso guerrero maasai, le tocaba afrontar otros 15 años de una nueva etapa en la que sería el protagonista de grandes lances de caza, en la que realizaría acciones bélicas de suma valentía, que le proporcionarían la fama entre sus compañeros del grupo de edad y entre el resto de la gente de su poblado.

Durante la etapa de morani, de guerreros maasai, los jóvenes viven en una manyatta, que se compone de un grupo de aproximadamente cuarenta o cincuenta cabañas. En cada una de esas cabañas viven los miembros de un grupo de edad, constituyendo la manyatta el conjunto de los morani del mismo grupo de edad de un distrito. Así, de esta forma se volvieron a cruzar las vidas de Lengwesi y Makutule.

Manyatta en las faldas del cráter del Ngorongoro. Cortesía de Mongabay.com. Foto de Rhett A. Butler  (copyright 2007)

Estos jóvenes guerreros están dedicados durante estos años a la defensa del territorio frente a otros grupos rivales. Para ello, aprenden las tradiciones y se ejercitan todos los días en la fuerza y en el valor. Respecto a la comida, aunque gozan de ciertos privilegios, también poseen ciertas limitaciones, como la prohibición de beber el aguamiel y de masticar tabaco. Y para que estén totalmente centrados en su vida guerrera, son las madres las que se ocupan de alimentarlos, llevándoles a las manyattas todas aquellas comidas que no sólo sean de su agrado, sino que sirvan para su desarrollo atlético, para conseguir unos cuerpos fibrosos y musculados, sin un ápice de grasa.

Así, la silueta del guerrero maasai se ha convertido en una de las imágenes icónicas del continente africano.


Y así es como pensaban Makutule y Lengwesi pasar su periodo de guerreros maasai, disfrutando de todos los privilegios adquiridos; soñando con enfrentamientos con otras tribus, a las que vencían; y gozando de los placeres resultantes de la victoria para un guerrero maasai.

Sin embargo, al cabo de unos pocos años serán testigos de una de las reuniones más importantes, de una de las reuniones más trascendentales del pueblo Maasai. En ella decidirán poner fin a una de sus prácticas tradicionales, una de aquellas acciones que les hacía sentir superiores al resto de las tribus, aquello que podían hacer por derecho divino, porque Ngai, Dios, así lo había dispuesto al dejarles como dueños del ganado sobre la tierra.


Pero eso, queridos amigos, sera tema para el próximo capítulo de LA CULTURA DE LOS PUEBLOS. Hasta entonces, les dejo con Lengwesi y Makutule disfrutando de su posición, ganada a pulso, de guerreros maasai.

Nos vemos en la red. 

jueves, 22 de febrero de 2018

AtenCIÓN. NotiCIÓN. ReediCIÓN. PerturbaCIÓN.


No sólo, queridos amigos, me ha mantenido lejos de todos vosotros, la nueva situación mía respecto al "proceloso" mundo literario, en el cual solamente si tienes "padrinos ilustres" puedes "casarte" de forma adecuada. No ha sido mi caso, y tampoco, por desgracia, el de la editorial que me quiso apadrinar.
Ha habido otras circunstancias que me han mantenido alejado de estas líneas, y que quizá sean objeto de comentario en otras entrada, pero no en ésta. Aquí me voy a referir, única y exclusivamente al campo de la literatura, escritura, promoción, y venta.
Lo que ha ocurrido simplemente es que, tras acabar el contrato, tal como señalo más abajo, con la editorial que tenía mis dos novelas publicadas hasta la fecha, estuve pensando y me decidí a poner la primera de ellas a la venta por Amazon, como independiente, o como autopublicado, que lo de independiente parece ser que suena mal en este mundillo. El caso es que ahí estoy, para todos los que quieran disfrutar nuevamente de mi primera novela publicada: PERTURBACIÓN.
Ya se encuentra nuevamente disponible para todos vosotros mi primera obra publicada en 2017. En este caso, se ha revisado, procurando mejorarla, se le ha dado una nueva cara, tanto en portada como en la maquetación, y se ha puesto en vuestras manos tanto en e-book como en papel, pero con una nueva novedad.
Está en KINDLE UNLIMITED. Para que todos aquellos que estéis suscritos podáis leerla sin ningún tipo de problema y podáis decirme lo que os gusta, y no os gusta de ella.
¿Qué en qué páginas la vais a encontrar? Aquí os las dejo, pinchando los siguientes enlaces:
Espero que disfrutéis.
Como colofón, os dejo el comunicado que emití de final de relación con mi editorial.

ATENCIÓN: COMUNICADO

Tras un año de fructífero trabajo en común tengo que comunicar el fin de la colaboración entre la editorial Tempus Fugit y mi persona.

La diferencia de criterios manifestada en los últimos tiempos en los distintos contactos tenidos entre la editorial y este autor, ha llevado a la finalización de esta etapa por, según palabras de la propia Tempus Fugit, “cambios de criterio respecto de las novelas que vamos a publicar a partir de ahora”.

Totalmente de acuerdo, sólo me resta indicar el agradecimiento a dicha editorial por haberme introducido en este mundo, proceloso, de las editoriales, la publicidad y la venta de novelas. Les deseo en su nueva trayectoria suerte y éxito con sus títulos, así como espero lograrlo yo en la nueva etapa que pienso iniciar.

Y a todos mis seguidores, les aviso que estén atentos, pues pronto tendrán noticias. 

Un fuerte abrazo y nos vemos en la red.